Consejos útiles

Drenaje del quiste pancreático postoperatorio

Pin
Send
Share
Send
Send


Este artículo está coescrito por Anthony Stark, EMR. Anthony Stark es un paramédico de ambulancia certificado de la Columbia Británica. Actualmente trabaja en el Servicio de Ambulancia de Columbia Británica.

El número de fuentes utilizadas en este artículo es 18. Encontrará una lista de ellas en la parte inferior de la página.

Un quiste en la superficie de la piel puede doler y causar irritación. No importa cómo quiera empujarlo o apretarlo, puede provocar infecciones y cicatrices. Si tiene un quiste, lo mejor que puede hacer es consultar a un médico para obtener ayuda médica. Puede intentar drenar el quiste en casa y luego cuidarlo mientras se cura.

Atención:La información de este artículo es solo para fines informativos. Antes de usar cualquier método, consulte a su médico.

DRENAJE INTERIOR LAPAROSCÓPICO Pseudoquiste del páncreas

Los seudoquistes pancreáticos no susceptibles de terapia conservadora generalmente se tratan con drenaje interno hacia el estómago, el duodeno o el yeyuno, dependiendo de la ubicación del quiste. Muy a menudo, el drenaje gástrico interno se realiza bajo control de ultrasonido o rayos X. La literatura da los resultados positivos del uso de esta técnica con una frecuencia del 60 al 80% de los casos, sin embargo, hasta que los pseudoquistes se resuelvan completamente con este tratamiento, toma de 4 a 12 semanas.

La ventaja del drenaje interno laparoscópico del pseudoquiste del páncreas radica en la posibilidad de aplicación atraumática de anastomosis completas y en la ausencia de la necesidad de drenaje externo. La primera cistogastrostomía laparoscópica se realizó en 1991.

La técnica de cistogastrostomía más utilizada propuesta por L. Way. De acuerdo con esta técnica, el dióxido de carbono se insufla en el estómago a través de una sonda nasogástrica y luego se introduce un trocar. Un estómago hinchado se usa como espacio de trabajo para la cirugía.

Cistogastrostomía transgástrica laparoscópica

Hay dos técnicas para tal operación. El primero comienza con la lapaproscopia diagnóstica a través del acceso umbilical. Se introducen dos trócares adicionales para la exposición en el espacio retrogástrico. Intraoperatorio realizado endoscopia. En el caso de que la pared posterior del estómago no se visualice bien, se puede instalar drenaje. El control laparoscópico permite la formación de una anastomosis entre la pared posterior del estómago y la pared anterior del quiste bajo control visual y, si es necesario, maniobrar el seudoquiste.

La segunda técnica de cistogastrostomía transgástrica se realiza por vía intraluminal (desde el estómago) utilizando un trocar especial con un manguito expansivo. Estos trócares tienen un globo inflado al final para su fijación en el estómago, de modo que la cirugía intraluminal se puede realizar con dos trócares adicionales. Los trócares usados ​​tienen un diámetro de 5 y 7 mm y, por lo tanto, no permiten el uso de un aplicador de clips o ELSA. Sin embargo, debido a un diámetro tan pequeño, las aberturas en la pared del estómago son pequeñas y se pueden suturar con costuras simples 2-0 (seda o material absorbible).

El paciente en la mesa de operaciones está acostado boca arriba. Se aplica neumoperitoneo. Se introducen tres trócares: en la región umbilical (11 mm), a la izquierda de la línea media (11 mm) y en el lado izquierdo (5 mm). El primer trocar intraluminal se inyecta en la región epigástrica por encima del seudoquiste a través de la pared abdominal y la pared anterior del estómago. Después de retirar el estilete, se infla el manguito del trocar, fijando así el instrumento a la pared del estómago y creando una tensión en su luz. La administración intraoperatoria de un gastroscopio le permite instalar una sonda nasogástrica e insuflar gas en el estómago durante toda la operación. Para visualizar la pared posterior del estómago, se introduce un laparoscopio directo de 5 mm. El segundo trocar intraductal se instala a unos 8 cm a la izquierda o derecha del sistema de irrigación.

Un quiste se identifica con la ayuda de agujas largas insertadas percutáneamente a través de la pared frontal del estómago, y bajo el control visual intraluminal laparoscópico, la pared posterior del estómago se fija en el área de localización del quiste. La aspiración del contenido del quiste confirma la ubicación correcta de los instrumentos e indica la ausencia de daños en los vasos. La gastrostomía con una longitud de 4-5 cm se realiza a lo largo de la pared posterior con la ayuda de "soportes". El contenido del quiste se evacua, la cavidad se limpia y se examina. Para excluir un tumor cistadenomatoso, se realiza una biopsia de la pared del quiste.

El tubo nasogástrico permanece en el estómago, el globo trocar se desufla y se retiran los instrumentos. Las punciones en el estómago se cierran con suturas intracorpóreas separadas con seda 2-0. Durante 24-48 horas, el drenaje Jackson-Pratt se lleva al área de la anastomosis. Se puede administrar líquido enteral a partir del segundo día después del drenaje laparoscópico del quiste pancreático. Luego verifique la viabilidad de la anastomosis: gastrografía con contraste líquido. Después del drenaje laparoscópico del quiste pancreático, los pacientes pueden ser dados de alta al quinto día.

Características del drenaje del quiste pancreático.

Una forma importante de estudiar y tratar los quistes pancreáticos es a través del drenaje. Este proceso se lleva a cabo bajo la supervisión de ultrasonido utilizando drenajes especiales. Con este procedimiento, puede eliminar la formación sin recurrir a una intervención quirúrgica. El proceso se lleva a cabo bajo la influencia de la anestesia. Este procedimiento también se lleva a cabo después de la cirugía. El drenaje moderno posteriormente ayuda a evitar complicaciones, ya que los focos con flacidez purulenta se abren adecuadamente.

¿Cómo se realiza una punción de quiste pancreático?

La punción pancreática se realiza con el estómago vacío. Antes de realizar el diagnóstico, el paciente debe pasar pruebas generales. El duodeno es un lugar conveniente para obtener una punción, ya que limita estrechamente con el páncreas. Una biopsia permite obtener un líquido para analizar la presencia de células cancerosas u otras formaciones. Este procedimiento de diagnóstico está diseñado para estudiar los quistes de glándulas formados y no formados. Se selecciona una ruta de punción segura bajo el control de la ecografía. El proceso de punción se lleva a cabo utilizando agujas que han desarrollado marcas, lo que elimina el riesgo de una punción accidental durante un procedimiento similar. Este procedimiento de diagnóstico le permite obtener un líquido para un análisis posterior del origen de la formación. Después de este procedimiento, el paciente es monitoreado durante dos horas, luego de lo cual se va a casa.

Laparoscopia del quiste pancreático.

Antes de la cirugía, la presencia o ausencia de metástasis en el páncreas se puede determinar utilizando el método moderno de laparoscopia. Con este método de diagnóstico, puede elegir un curso efectivo de tratamiento, elaborando su plan individual. La laparoscopia es un método simple y seguro para tratar los quistes pancreáticos; no se acompaña de una gran cantidad de lesiones en comparación con otras. Con este tipo de diagnóstico, se puede aclarar la naturaleza de la educación. El uso de este método puede reducir significativamente el dolor postoperatorio, reduciendo la duración de la hospitalización y el tiempo de recuperación. La rápida recuperación del cuerpo se explica por la falta de la necesidad de hacer una gran incisión de laparotomía para una fuerte manipulación de los órganos internos con el fin de acceder a ellos. Gracias a este método de tratamiento, se puede obtener una excelente imagen anatómica, que es importante cuando se realizan operaciones con el páncreas, que tiene una gran cantidad de vasos grandes en el área operable.

El control de calidad del portal Leading Medical Hyde se lleva a cabo a través de los siguientes criterios de aceptación.

  • Recomendación de gestión de instalaciones médicas
  • Mínimo 10 años en posición de liderazgo
  • Participación en certificación y gestión de calidad de servicios médicos.
  • El nivel promedio anual superior al número de operaciones realizadas u otras medidas médicas
  • Dominio de los métodos modernos de diagnóstico y cirugía.
  • Perteneciente a las principales comunidades profesionales nacionales.

¿Necesita nuestra ayuda para encontrar un médico?

Anatomía del páncreas

El páncreas (páncreas) se encuentra en la cavidad abdominal superior entre el intestino delgado y el bazo. Produce un importante jugo pancreático (pancreático), que contiene enzimas responsables de la descomposición de las grasas, proteínas y carbohidratos durante la digestión.

El jugo gástrico (digestivo) ingresa al duodeno a través del conducto principal (pancreático), cuyo segmento final coincide con el segmento final del conducto biliar, a través del cual el jugo biliar también ingresa al duodeno. La siguiente función importante del páncreas es producir las hormonas insulina y glucagón, que regulan el azúcar en la sangre y tienen el efecto contrario. Estas hormonas se producen en células especiales del páncreas. Las enfermedades del páncreas (páncreas) pueden ser causadas por muchas causas.

Pancreatitis aguda

Si es difícil drenar el jugo digestivo, p. debido a la colelitiasis (el segmento final común de los conductos del páncreas y los conductos biliares) o debido a la estimulación excesiva de las células (consumo excesivo de alcohol), puede haber un mal funcionamiento en el flujo de enzimas hacia los intestinos, o debido a su producción excesiva, una parte de ellas permanecerá en el páncreas, dañando las células del páncreas e incluso destruyéndolas. Como resultado, se produce inflamación, lo que conduce a un edema pancreático, lo que complica aún más la salida del jugo digestivo.

Si no controla la inflamación del páncreas, se extenderá y el jugo gástrico "agresivo" puede comenzar a afectar las estructuras del páncreas, así como las estructuras adyacentes, destruyéndolas. Una forma particularmente peligrosa de inflamación pancreática (la llamada pancreatitis necrotizante) en algunos casos puede ser fatal.

Tratamiento de pancreatitis aguda.

En primer lugar, se lleva a cabo un tratamiento conservador, es decir, no quirúrgico. Al mismo tiempo, la abstinencia de los alimentos es importante para no estimular la producción de jugo gástrico y la ingesta de una cantidad suficiente de líquido para mantener los procesos digestivos. Para prevenir la infección debido a tejido posiblemente muerto, se prescriben antibióticos en algunos casos. Solo con una infección confirmada de tejido muerto o la aparición de un quiste falso (como se describe a continuación), es necesario el tratamiento quirúrgico del páncreas. También es necesario averiguar las causas de la inflamación, para que puedan eliminarse. Si la causa, por ejemplo, es la enfermedad de cálculos biliares, se deben eliminar los cálculos; en algunos casos, puede ser necesaria la extracción de toda la vesícula biliar.

Pancreatitis crónica

En algunos casos, la inflamación aguda del páncreas se trata sin dejar consecuencias, pero también puede causar la muerte celular y la formación de tejido cicatricial que no funciona. Si el tejido cicatricial causa el estrechamiento de los conductos pancreáticos, esto puede desencadenar una mayor inflamación del páncreas. Los expertos hablan de pancreatitis crónica con inflamación prolongada y recurrente del páncreas.

Cada exacerbación de la inflamación está plagada de muerte celular y, como consecuencia, una restricción de las funciones del páncreas, que ya no puede producir suficientes enzimas digestivas. En este sentido, una mayor cantidad de nutrientes ingresa al intestino, lo que provoca una reproducción excesiva de bacterias, lo que provoca diarrea (diarrea). También se observaron "heces grasas" debido a la falta de enzimas involucradas en el proceso de división de las grasas y el dolor en la cavidad abdominal superior, que emana en la espalda.

En una etapa progresiva, la diabetes puede ocurrir debido a una cantidad insuficiente de hormonas (insulina y glucagón) que regulan el azúcar en la sangre. La causa más común de pancreatitis en los países occidentales es el alcohol, aunque no siempre se trata del abuso del alcohol, porque en algunas personas incluso una pequeña dosis de alcohol puede servir como un impulso para el desarrollo de la enfermedad. Otras causas importantes de pancreatitis crónica: colelitiasis crónica, defecto genético, malformación congénita del conducto pancreático y trastorno metabólico (metabólico). En algunos casos, la causa no puede ser identificada.

Quiste pancreático

Incluso unos pocos años después de la inflamación aguda del páncreas, puede ocurrir un quiste falso (protrusión sacular) del páncreas. Este quiste se llama falso porque su pared interna no está revestida de membranas mucosas. Un quiste falso no tiene importancia clínica y, en presencia de quejas (sensación de pesadez en el estómago, náuseas, dolor, etc.), solo está sujeto a tratamiento quirúrgico.

Cáncer de páncreas - Cáncer de páncreas

El llamado adenocarcinoma pancreático ductal es el tipo más común de tumor pancreático. El cáncer de páncreas es particularmente agresivo, porque es un tumor de rápido crecimiento que puede crecer en los tejidos vecinos. Junto con el factor hereditario (predisposición genética), hay una serie de factores de riesgo para el cáncer de páncreas. Dichos factores incluyen nicotina, alcohol, alimentos ricos en colesterol y nitrosamina, así como pancreatitis crónica.

En la mayoría de los casos, la enfermedad se hace sentir en una etapa ya progresiva y sus síntomas dependen de la ubicación del tumor. Si el tumor se encuentra en la cabeza del páncreas, entonces, a medida que el tumor crece, los conductos biliares se estrechan. Esto conduce al estancamiento de la bilis y al amarillamiento de la piel de la cara y la esclerótica ocular (lat. Icterus).

Si el tumor se encuentra en la parte media o la cola del páncreas, esto a menudo provoca dolor en la cavidad abdominal superior y la espalda, porque los centros nerviosos ubicados detrás del páncreas están irritados. La aparición de diabetes también puede indicar cáncer de páncreas. El tratamiento quirúrgico del páncreas sigue siendo el único método que le da al paciente la oportunidad de curar la enfermedad.

¿Qué exámenes deben realizarse antes de la cirugía pancreática?

La ubicación del páncreas en el cuerpo complica el acceso a él. En las inmediaciones se encuentran el estómago, el intestino delgado y la vesícula biliar con conductos biliares, lo que a menudo complica el examen. Por lo tanto, las recomendaciones para la detección temprana del cáncer en pacientes sin quejas tienen poco sentido.Cuando se trata del cáncer de páncreas, el diagnóstico se ve obstaculizado por la aparición tardía de los síntomas. Debido al hecho de que el páncreas se encuentra directamente frente a la columna vertebral y los plexos nerviosos ubicados allí, sus enfermedades pueden causar dolor de espalda, lo que complica la detección de la enfermedad.

Generalmente celebrada prueba de sangre. determinando la cantidad de enzimas pancreáticas en la sangre, y si se sospecha cáncer, se realiza una prueba de oncomarker (CEA, antígeno de carbohidrato-19-9). En cualquier caso, realizado Ultrasonido del páncreas. y como regla, dependiendo de la pregunta, tomografía computarizada y MRCP (colangiopancreatografía por resonancia magnética). a través del cual se pueden visualizar los conductos biliares y los conductos del páncreas. Si existe una necesidad de intervención terapéutica (por ejemplo, extracción de cálculos y conductos biliares), la prioridad es CPRE (colangiopancreatografía retrógrada endoscópica). ya que durante el examen puede llevar a cabo el tratamiento de inmediato.

Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE)

La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) se utiliza para visualizar la vesícula biliar y los conductos biliares, así como el conducto excretor del páncreas a través de un agente de contraste y radiografías. Debido a la proximidad del páncreas a los órganos vecinos, también deben ser examinados. Esto incluye el estómago, los intestinos y el abdomen.

No se requiere punción para confirmar el diagnóstico oncológico.

La confirmación de un diagnóstico oncológico antes de la cirugía pancreática por medio de una punción o biopsia (muestra de tejido) generalmente no se recomienda y a veces es imposible debido a la ubicación anatómica del páncreas (detrás de la cavidad abdominal). Además, puede formarse sangrado o fístula durante una punción. Teniendo en cuenta todos estos factores, los especialistas buscan crear acceso quirúrgico al páncreas y eliminar completamente el tejido tumoral como parte de la cirugía pancreática.

Reconstrucción después de la cirugía del páncreas.

Debido a la ubicación especial de algunos tumores en el área de la cabeza pancreática, a veces se requiere la extirpación de parte del duodeno y el estómago, la vesícula biliar y también parte del páncreas. Los cirujanos crean articulaciones artificiales (anastomosis): asas intestinales, así como la conexión del asa intestinal con el conducto biliar y el páncreas, para restablecer el tránsito a través del tracto gastrointestinal.

Cirugía pancreática: postoperatoria

Después de la extracción parcial del páncreas, es necesario tomar enzimas digestivas con los alimentos. La dosis se determina individualmente, dependiendo de la cantidad extraída de la glándula y su parte, así como de la condición postoperatoria del paciente. Si se extirpó el bazo, es necesario controlar regularmente el recuento de plaquetas. Si están elevados en la sangre, pueden ser necesarias medidas de profilaxis de trombosis.

Incluso si en el momento de la operación en el páncreas e inmediatamente después, el paciente no tiene diabetes, se recomienda realizar pruebas de azúcar en la sangre, porque como resultado de la cirugía en el páncreas existe la posibilidad de esta enfermedad. La prueba se puede llevar a cabo 1-2 veces al año mediante el control diario de los niveles de glucosa en sangre o una prueba de tolerancia oral a la glucosa (carga de azúcar).

Si, a pesar de la mejora de los métodos quirúrgicos de tratamiento, cuando no se elimina el estómago, aún surgen problemas de nutrición, puede recurrir a los servicios de consultores dietéticos. Después de la extirpación quirúrgica del cáncer de páncreas, es necesario un seguimiento regular por parte de un médico. Junto con un examen físico, se realiza una ecografía de la cavidad abdominal superior, así como la monitorización de los marcadores tumorales CEA y el antígeno de carbohidrato 19-9 en la sangre.

El examen posterior de los pacientes sometidos a cirugía para extirpar el cáncer de páncreas en la etapa inicial se lleva a cabo cada tres meses. Además, según las prescripciones médicas y las recomendaciones del médico tratante, se puede aumentar la distancia entre los exámenes. Posible tratamiento adicional con quimioterapia se lleva a cabo según lo prescrito por el oncólogo.

El riesgo y las complicaciones del tratamiento quirúrgico del páncreas.

La resección pancreatoduodenal preservadora del píloro es una intervención quirúrgica muy grave, pero las complicaciones son poco frecuentes. Una complicación más grave es una estenosis temporal de la salida del estómago, causada por el edema de la anastomosis gástrica. Este fenómeno es temporal y desaparece tan pronto como disminuye la inflamación de los tejidos. Los problemas con compuestos creados artificialmente ocurren en el 10-15% de los pacientes. El sangrado secundario se abre en 5-10% de todos los pacientes.

Contenido

  • Indicaciones para cirugía pancreática
  • Tipos de operaciones por volumen de intervención.
    • Operaciones de conservación de órganos
    • Cirugía para extirpar el parénquima glandular
  • Tecnologías de operaciones
    • Operaciones abiertas
    • Cirugía mínimamente invasiva
    • Operaciones sin sangre
  • Trasplante de glándula
  • Después de la cirugía: complicaciones, consecuencias, pronóstico.

Indicaciones para cirugía pancreática

La necesidad de cirugía pancreática surge solo en los casos en que no es posible curar la enfermedad con otros métodos, y cuando existe una amenaza para la vida del paciente.. Desde el punto de vista de la cirugía, el hierro es un órgano muy delicado y "caprichoso" con el parénquima más delicado, muchos vasos sanguíneos, nervios y conductos excretores. Además, se encuentra cerca de grandes vasos (aorta, vena cava inferior).

Todo esto crea una alta probabilidad de desarrollar complicaciones, requiere una gran habilidad y experiencia del cirujano, así como un enfoque estricto para determinar las indicaciones.

El páncreas tiene una estructura compleja y está adyacente a los vasos más grandes que se extienden directamente desde la aorta.

¿Cuándo hacer la cirugía pancreática? Es necesario cuando las siguientes enfermedades no dejan otra opción:

  1. Pancreatitis aguda con edema creciente de la glándula, no susceptible de tratamiento conservador.
  2. Pancreatitis complicada (hemorragia, necrosis pancreática, absceso de glándula).
  3. Pancreatitis crónica con atrofia severa, fibrosis glandular,

    Beneficios del tratamiento en Consilium Medical

    Puede pasar por el diagnóstico y tratamiento de enfermedades reproductivas en nuestro centro médico. Practicamos técnicas avanzadas para lograr la recuperación más rápida posible de la salud del paciente.

    Al solicitar ayuda médica en la clínica médica de Consilium, podrá apreciar sus ventajas:

    • los servicios son brindados por médicos calificados con amplia experiencia práctica,

    • la clínica está equipada con equipos avanzados, lo que garantiza un diagnóstico rápido y preciso de enfermedades incluso en las primeras etapas de desarrollo,

    • el uso de métodos modernos de tratamiento con efectividad comprobada,

    • condiciones cómodas en un hospital y actitud atenta a cada cliente,

    • preparación individual de programas terapéuticos,

    • costo óptimo de los procedimientos de diagnóstico y tratamiento.

    Las consultas se llevan a cabo con cita previa. Esto le permite llegar a un especialista en cualquier momento conveniente y evitar esperar en la fila. Después del examen inicial, el especialista establecerá un diagnóstico preliminar y determinará otras tácticas.

    Para hacer una cita con un médico, complete el formulario de comentarios en el sitio web o llame.

    Quiste mediano del cuello

    El quiste mediano del cuello (tirogloso) se forma a las 6-7 semanas de embarazo, formándose cuando el primordio de la glándula tiroides se mueve desde el lugar de formación, a lo largo del conducto, hasta la superficie frontal del cuello. El conducto tiroides-lingual, a lo largo del cual pasa el movimiento, debe reducirse hasta el final del desarrollo intrauterino, pero con una anomalía, se forma una cavidad cerrada: el quiste mediano del cuello. La educación a menudo no se diagnostica hasta la edad de 2-3 años, y a veces se detecta mucho más tarde. El quiste mediano se encuentra en la línea media en la superficie del cuello. En algunos casos, puede causar problemas del habla y dificultad para tragar, si se forma en la raíz de la lengua.

    El cuadro clínico del quiste mediano del cuello.

    La formación generalmente tiene una forma redondeada, al tacto es densa, elástica, no excede los 2 cm de diámetro, no tiene adherencias a la piel, lo que le permite moverse. A la palpación, el dolor no se siente, con la edad puede aumentar de tamaño y a veces alcanza hasta 7 cm. La supuración ocurre en más de la mitad de los quistes del cuello, acompañada de:

    • Enrojecimiento de la piel
    • Aumento de tamaño,
    • Aumento de la temperatura
    • Dolor al tragar
    • Hinchazón del tejido circundante.

    El contenido transparente y viscoso del quiste durante la infección se convierte en una masa purulenta fangosa. Las fístulas medianas del cuello se forman durante la apertura espontánea del quiste, con un colapso de la supuración, en algunos casos después de la cirugía. Las fístulas pueden ser puntiagudas, casi imperceptibles, o pueden definirse claramente, periódicamente pueden crecer demasiado y luego volver a abrirse. La salida de la fístula puede formarse en la piel del cuello, así como en la membrana mucosa de la cavidad oral.

    Diagnóstico del quiste mediano

    Debe conocer las diferencias entre el quiste mediano del cuello y los quistes dermoides, lipomas y linfangiomas. A diferencia de la mediana, el quiste dermoide es más denso. Con movimientos de deglución, ella no cambia, no se la palpa. Los lipomas y linfangiomas son más suaves, tienen tamaños grandes y bordes borrosos. La mediana del quiste del cuello se diagnostica sobre la base de la historia y los datos clínicos. Para aclarar el diagnóstico, se utilizan exámenes con ultrasonido, resonancia magnética, así como la punción del quiste con un examen citológico adicional. Para estudiar las fístulas, se utilizan sondaje y fistulografía.

    Quiste lateral del cuello

    El quiste lateral del cuello (ramiogénico) generalmente se detecta inmediatamente después del nacimiento, es más común que la mediana. El quiste lateral, así como el quiste mediano, se forma como resultado del desarrollo anormal del feto, pero su origen exacto no se ha dilucidado. La mayoría de los científicos creen que se forma durante el desarrollo de las hendiduras branquiales en el segundo mes de embarazo. Con el desarrollo normal del feto, deberían desaparecer en el futuro, pero con la patología, queda una cavidad en los restos de las bolsas branquiales. La formación se encuentra en la superficie lateral anterior del cuello por debajo o por encima del nivel del hueso hioides, y se localiza en el haz neurovascular cerca de la vena yugular interna.

    El cuadro clínico del quiste lateral del cuello.

    El quiste lateral del cuello es una formación tumoral de forma ovalada, que se distingue especialmente cuando la cabeza se gira en la dirección opuesta. Un quiste puede alcanzar un diámetro de hasta 10 cm, con dimensiones significativas comprime los vasos sanguíneos, las terminaciones nerviosas y los órganos adyacentes. La formación puede ser de una sola cámara o de múltiples cámaras, cuando se siente suave y elástica, tiene una forma clara, no cambia durante los movimientos de deglución. Los quistes laterales del cuello no provocan insuficiencia respiratoria, en contraste con la mediana. Las formaciones pequeñas, en ausencia de supuración, son indoloras. Con un pinchazo, se encuentra un líquido blanco sucio en la cavidad del quiste. En el proceso de infección, el tumor crece de tamaño, hay un edema, la piel se vuelve roja, aparecen sensaciones dolorosas. Más tarde, en la apertura del quiste, se forma una fístula. Como complicación, puede ocurrir flemón del cuello: inflamación purulenta de los tejidos grasos blandos y luego de los músculos. Con esta complicación del quiste del cuello, el paciente necesita cirugía de inmediato. Los quistes laterales del cuello también pueden provocar cáncer branquiógeno. Diagnostique la enfermedad mediante ultrasonido, sondeo y fistulografía con sustancia radioopaca.

    Tratamiento de quiste de cuello

    Al tratar los quistes de cuello, la cirugía es una necesidad, ya que el tratamiento conservador no es aceptable. El funcionamiento de los quistes del cuello está indicado para niños a partir de los tres años, adultos inmediatamente después de la detección del tumor. Cuando la supuración del quiste con fluctuación posterior, se abre y se realiza el drenaje. Después de la eliminación de los signos de inflamación, el paciente puede ser extirpado con un tumor. Para evitar posibles recaídas, el quiste debe extirparse con la cápsula, la operación se realiza bajo anestesia intravenosa. Se hace una incisión sobre el área del quiste, luego se extrae el contenido junto con la cubierta. Con la intervención quirúrgica para el quiste mediano, existe la necesidad de extraer parte del hueso hioides, ya que un cordón de la neoplasia lo atraviesa. El tratamiento asociado con un quiste lateral puede ser difícil debido a los vasos y nervios estrechamente espaciados. Un quiste ubicado en la raíz de la lengua se elimina a través de una incisión en la piel o a través de la boca, dependiendo de su tamaño. Con una fístula cerrada y la presencia de un proceso inflamatorio agudo, se requiere intervención quirúrgica de emergencia. Las fístulas, como los quistes del cuello, también deben extraerse, antes de la cirugía, las inyecciones de tinción se inyectan en las entradas fistulosas, para su identificación completa y posterior eliminación. Esto es necesario para prevenir una recaída.

    Pin
    Send
    Share
    Send
    Send