Consejos útiles

Cómo dejar de pecar

Pin
Send
Share
Send
Send


Hay muchos, muchos hermanos y hermanas musulmanes en todo el mundo que, debido a diversas influencias negativas e influencias dañinas del exterior, descubren que han renunciado a la religión. Muchos otros están en el medio, que desean disfrutar o beneficiarse, tanto allí como allí, y disfrutar de los pecados y seguir las enseñanzas religiosas. Sin embargo, en el fondo tienen el deseo de volver al camino correcto y volver a ser buenos y fieles musulmanes, para disfrutar nuevamente de los verdes pastos del Islam.

El concepto general del pecado.

La misma palabra "pecado" en el idioma ruso podría interpretarse inicialmente como "error", como lo demuestran las palabras raíz como "mancha", "error". Por cierto, en otros idiomas esta palabra tenía un significado similar. En griego, este concepto se denota con la palabra ἁμάρτημα (ἁμαρτία), que probablemente se traduce como "señorita, culpa", y los judíos indicaron pecado involuntario por la palabra "sombrero", que también se puede traducir como "señorita".

En la sociedad moderna, si no se tiene en cuenta el aspecto religioso, el concepto de "pecado" se percibe como una violación de las leyes de la moral pública, así como de las leyes estatales. Por lo tanto, una persona que respeta las leyes de la sociedad, no comete crímenes bajo el Código Penal, no viola las normas morales y éticas seculares, ya no peca.

La situación con el concepto religioso del pecado es algo más complicada, porque cada religión interpreta el concepto del pecado a su manera.

Conciencia de pecaminosidad

Sin embargo, las personas a menudo se sienten pecaminosas, se preocupan por vivir incorrectamente y actúan injustamente hacia los demás. Vivir con tales pensamientos no es fácil. Pero la verdad es que ningún hombre puede ser absolutamente bueno o irremediablemente malo.

Si te atormenta la conciencia de tu propia imperfección, puedes intentar resolver este problema trabajando con un sentimiento interno de culpa, así como desarrollando tu propia empatía. Al dejar de sentirse culpable por algo de lo que la persona no tiene la culpa, será más fácil para él aceptarse a sí mismo y creer que no es tan malo, para hacer su propia vida más alegre. Una empatía desarrollada, es decir la capacidad de sentir los sentimientos y emociones de los demás, la capacidad de ponerse en el lugar de otro, de comprender lo que siente cuando es tratado de una forma u otra, lo ayudará a ser más cuidadoso con su prójimo y no lastimarlo con sus acciones, lo que significa que objetivamente mejorará, es decir. e. deja de pecar

Deshazte de la culpa

A veces, la culpa se confunde erróneamente con la conciencia cuando una persona está preocupada por sus actos indecorosos y trata de corregirlos. Pero la culpa es otra cosa. Este es un sentimiento de responsabilidad personal por algo que una persona, en principio, no puede responder.

Es necesario trabajar con culpa, y generalmente el proceso es largo. A veces no puede prescindir de la ayuda de un psicólogo especialista. Puede comenzar con una comprensión de los siguientes principios importantes.

1. Cada persona no es como los demás, y tiene el derecho de vivir como su conciencia, razón, sentido común, creencias religiosas, intuición le dicen. Es imposible que a todos les guste, no es realista ser bueno para todos. Por supuesto, los compromisos razonables con los demás son la mejor manera de salir de posibles situaciones de conflicto, pero las concesiones deben ser mutuas y no dañar al individuo.

2. No permita que se le culpe por lo que no puede ser considerado responsable: con mal tiempo y una situación internacional tensa, en el hecho de que el niño trajo otro "deuce", la madre pensionista tiene dolor en las articulaciones y el jefe tiene mal humor. Si cree que el interlocutor está tratando de hacer exactamente eso, es mejor alejarse de la comunicación y posponer la resolución de problemas importantes para más adelante.

3. Usted no es responsable de las consecuencias de sus acciones que no podría haber esperado. Entonces, no es tu culpa que le hayas dado a tu madre un bono turístico, y ella, en este viaje, se rompió la pierna.

4. No tiene la culpa del hecho de que vive más rico, más cómodo o más feliz que su pariente, amigo o colega (a menos, por supuesto, que haya logrado esto a su costa). Si todavía se siente culpable por esto, haga algo útil para quienes lo rodean, sin exigirles gratitud: rompa una cama de flores frente a la casa, ayude a su vecino a cargar cosas para mudarse a la cabaña.

Sentirse culpable es un estado destructivo que puede llevar a una persona a una conciencia de su propia inferioridad, por lo que debe comenzar a trabajar con él lo antes posible.

Desarrollar empatía

La capacidad de empatizar con otro, de comprender exactamente qué emociones y sentimientos experimenta, ayuda a comprender la naturaleza de estos sentimientos, lo que significa que si existe esa oportunidad, trate de asegurarse de que las personas cuando se comuniquen con usted al menos no experimenten emociones negativas. ¿No es esto lo que el cristianismo llama "amor al prójimo"?

Todas las personas mentalmente sanas e incluso algunos animales son capaces de sentir empatía, pero no hay límite para la perfección, y esta capacidad puede desarrollarse en beneficio propio y de los demás.

1. Primero, aprenda a definir claramente qué experimenta exactamente una persona en un momento particular en el tiempo. Observe los cambios en las expresiones faciales, tonos de voz, gestos, posición del cuerpo.

2. Trata de acostumbrarte a su condición física y siente lo mismo que él. Copie todas las características de los cambios que notó en su apariencia en el momento de la residencia de alguna emoción e intente sentir lo mismo que él.

3. Habiendo sintonizado con las emociones del interlocutor, puede intentar sacarlo de un estado emocional negativo, sin embargo, esto requiere habilidades especiales.

Será bueno para la vida ordinaria dominar los dos primeros niveles de empatía, y luego habrá muchas más oportunidades de comenzar a vivir y actuar en armonía con los demás y con uno mismo. Y esta es la condición principal para no sentirse un pecador.

Pin
Send
Share
Send
Send